Cuevas del Campo – De Granada

Cuevas del Campo

Poco patrimonio histórico tiene Cuevas del Campo, pues la iglesia parroquial, con varios siglos de antigüedad en buena parte de los municipios de la provincia, aquí es de construcción moderna, lo que se explica por el hecho de que hasta hace poco dependía municipalmente de Zújar como ya se ha dicho. Hay restos de un yacimiento arqueológico de poco valor actualmente y vestigios de unos aljibes de la época romana pero en muy mal estado de conservación. Peculiaridades Uno de los días de las fiestas de San Isidro Labrador sigue saliendo al campo la población, hacia el paraje conocido como La Colonia, y se celebran multitud de juegos y competiciones para pasar una jornada lúdica y participativa. El Viernes Santo, desde hace unos años, se celebran dos representaciones de la Pasión de Cristo en las que participan muchos de los vecinos y ha logrado atraer a numerosos visitantes sobre todo de los alrededores. Lo más peculiar de Cuevas del Campo, sin embargo, es que, haciendo honor a su propio nombre, alrededor del setenta por ciento la población habita en la actualidad las viviendas-cuevas, perfectamente habilitadas por supuesto, lo que concede un tipismo especial a esta población.

Historia

De espectaculares paisajes serranos, el municipio de Cuevas del Campo, próximo al pantano del Negratín, se encuentra geográficamente situado a caballo entre las sierras de Baza, por el sur, y las de Cazorla, Segura y Las Villas, ya en la provincia de Jaén, por el norte. Hasta finales del siglo pasado, concretamente en 1981, perteneció al término municipal de Zújar, por lo que su historia es la misma que la de esta localidad. Durante la época árabe estuvo muy poblada, de ahí que participara activamente en la sublevación de los moriscos, en la segunda mitad del siglo XVI, y que quedara muy deshabitada tras la expulsión de éstos, repoblándose con colonos de otras regiones españolas. No obstante, la habilitación de un barrio entero de viviendas-cuevas en pleno siglo XVI precisamente, hace presumir que muchos de los expulsados regresaron furtivamente y se asentaron en ellas.

¿Que hacer?

Rutas Nuevas