Íllora

Hay restos de una necrópolis ibérica, un yacimiento arqueológico en la Peña de los Gitanos, una villa romana en el Caserón y del castillo musulmán. La iglesia fortaleza de la Encarnación, hoy Monumento Nacional, fue edificada en el siglo XVI con proyecto de Diego de Siloé. El Ayuntamiento ocupa un antiguo convento de la orden de San Pedro de Alcántara, del siglo XVI; la anterior Casa Consistorial estuvo en el Pósito y también hay que mencionar la capilla de los Dávila, del siglo XIX, y la residencia del Duque de Wellington en una magnífica finca. Peculiaridades Íllora ofrece magnificas vistas desde la parte alta de la ciudad y su archivo parroquial tiene documentos fechados desde 1542. El núcleo de Alomartes, en la falda de Parapanda, tiene nacimientos de agua con propiedades curativas y conserva el llamado Molino del Rey, construido por Godoy a principios del siglo XIX y hoy Museo Etnográfico.

Historia

La profusión de restos encontrados y la presencia de monumentos megalíticos permite asegurar que el asentamiento humano en lo que hoy es Íllora se remonta al Neolítico y continúa con la Edad del Cobre y la cultura Ibera. Su nombre podría derivarse de Illurco, palabra vasca o de algún pueblo pirenaico similar anterior a lo ibérico y celta. También estuvieron los fenicios, posteriormente los cartaginenses y a continuación los romanos que hicieron de Íllora una ciudad de importancia muy poblada. La invasión islámica en el siglo VIII cambia totalmente la fisonomía y organización en la zona, pero hubo un periodo largo de paz hasta que en 1431 el condestable Álvaro de Luna taló los viñedos de este lugar, destrozó los trigales y las arboledas y arrasó sus huertos, sin atreverse a atacar la fortificada villa. El propio Fernando el Católico trató de tomar esta ciudad varias veces sin conseguirlo, pero arrasó también sus campos y quemó los arrabales. En 1486, tras una resistencia heroica y con la fortaleza en ruinas, se rindió ñllora fue eximida de pagar moneda forera, tributo al rey en reconocimiento de su señorío. En los siglos posteriores la zona recuperó su riqueza agrícola y creció en población.

Anejos

Del municipio de Íllora dependen cinco anejos con su propia identidad:
ALOMARTES > Situado en la falda de Parapanda, a 4 Km de Íllora. Su población es superior a los 2.000 habitantes. Destacan especialmente la fuente de Alomartes,el molino del siglo XVIII y la iglesia parroquial.
TOCÓN > A 10 Km de Íllora y muy próximo al anejo de Brácana. Su población supera los 1.000 habitantes. Destaca la torre de vigía árabe del mismo nombre.
ESCÓZNAR > Cercano ya a la vega de granada, el pueblo roza los 1.000 habitantes.
OBÉILAR > Situado a 5 Km de Íllora, en él se encuentra el apeadero del ferrocarril. Población de 600 habitantes.
BRÁCANA > A 12 Km de Íllora, en la base de la sierra de Parapanda. Su población es de unos 500 habitantes. Destacan la iglesia parroquial y la Capilla de los Dávila.
Otros núcleos de menor tamaño son La Loma y Ventas de Algarra.

¿Que hacer?