Agua para relajarse. El verano es la época más idónea para quitarse el estrés acumulado durante el año y los lugares a los que hay que ir para ello son los balnearios. Las provincias de Granada, Almería y Jaén cuentan con algunos de los balnearios de más proyección en el territorio nacional y en los que se puede descansar o curarse de alguna patología. Son lugares perfectos para sentirse mucho mejor. Estos destinos se pueden compaginar, además, con visitas a los pueblos y alrededores de donde están los balnearios.

Lanjarón: Aguas minero-medicinales

Comienza su historia con la dinastía nazarí del reino de Granada. El balneario se difunde a partir de 1765, año en que se descubren los efectos terapéuticos de sus aguas minero-medicinales. Cuenta con cinco manantiales de aguas diferentes y está considerado como «uno de los más completos de todo el país». No dispone de alojamientos propios y éste se realiza en hoteles situados entre 50 y 700 metros.

Cortes y Graena: Aguas árabes y romanas

Baños, chorros, duchas, piscina termal, masajes… es algunas de las técnicas aplicadas en este balneario granadino que cuenta en su historia con la impronta árabe y romana. Estos baños saludables se pueden tomar combatir el estrés, afecciones reumáticas, artrosis o bronquitis crónicas.

Alhama: Lugar ideal

El balneario está situado a una pequeña distancia del núcleo urbano. Tiene raíces romanas y árabes, pero fue en el siglo pasado cuando volvió a tener un gran esplendor como el resto de balnearios europeos. Baños de hidromasaje, parafongos y baños de burbujas son algunas de las ofertas.

Canena: Balneario de San Andrés

Está situado en un paraje natural rodeado de bosque de pino y olivar que lo convierten en un lugar ideal para el descanso. Esto está en el municipio de Canena. Aguas bicarbonatadas sódicas, magnésicas y potásicas. El alojamiento está próximo al balneario y se realiza en habitaciones dobles (varias modalidades) y en cabañas. Este balneario fue certificado en 2004 con el ISO 9001 «por su gestión de calidad».

Sierra de Alhamilla: Pechina

Está situado en la falda de la sierra de Alhamilla a unos 15 kilómetros de la capital almeriense. Aguas sulfatadas, bicarbonatadas, cloruradas, magnésicas y radiactivas. Su situación dentro de la provincia de Almería permite al turista visitar durante sus días de estancia algunas de las playas vírgenes que hay en Cabo de Gata. Es un antiguo edificio árabe que algunos lo definen como un oasis entre los parques naturales de Sierra Nevada y Cabo de Gata, que hay que visitar.

Datos de interés

• Cómo llegar: Son lugares que están señalizados, si bien a los que tengan alguna duda lo más acertado es preguntar en los ayuntamientos de cada localidad o en los puntos de información turística.
• Cuándo ir: Estos meses de verano dicen que son los más idóneos para poder disfrutar del poder terapéutico de estas aguas curativas.
• Qué comer: Lo más aconsejable es disfrutar de cada una de las comidas típicas del lugar en el que esté ubicado el balneario. En muchos de ellos se repetirán comidas típicas de esta época del año como el gazpacho y el salmorejo.
• Qué ver y qué comprar: Esta ruta saludable está pensada para descansar y quitarse todo el estrés acumulado durante el año, por lo que si apetece se puede hacer un poco de turismo por cada uno de los pueblos en los que están enclavados los balnearios, sino a descansar y a olvidarse de todo. Lo importante es descansar. En Jaén hay que comprar aceite.

¿Que hacer?