Los ciervos macho pasean su amor y lo anuncian a los cuatro vientos por las sierras de Segura, Cazorla, Andújar y Baza. El espectáculo es digno de contemplar y de escuchar. La quietud de la mañana y la tranquilidad de los atardeceres en los bonitos parajes que rodean el pantano de El Tranco o las montañas de la sierra bastetana cuentan estos días con un atractivo más: es época de berrea.

Los machos braman ya para hacerse con un harén de hembras que dentro de ocho meses parirán a sus crías.

Para poder observar y oír la berrea –los ciervos pelean con las cornamentas–, el viajero deberá trasladarse a zonas como Coto Ríos en la sierra de Segura donde este año los bramidos se escuchan con más intensidad. Los excursionistas que se hospeden en el hotel Paraíso de Bujaraiza –a unos cinco kilómetros de Coto Ríos– oirán desde sus habitaciones cómo los venados cortejan a las hembras.

Los ciervos macho están con el apetito sexual por las nubes. Para poder asistir al rito de la berrea las mejores horas son a primera de la mañana o última de la tarde, aunque en los montes de la sierra de Segura también se oyen los berridos de los ciervos a las 10.30 horas o por la tarde a partir de las 18.00 horas. Desde El Tranco o Coto Ríos se pueden escuchar los bramidos, pero el viajero que quiera ver a los ciervos en plena ‘lucha de amor’ deberá desplazarse a zonas como Fuente del Roble.

La empresa TurisNat organiza un recorrido –en 4×4– denominado ‘Fuente del Roble y ruta Félix Rodríguez de la Fuente por el embalse del Tranco’ que transcurre por parajes con unas panorámicas magníficas. Es un viaje al corazón de la naturaleza. El tiempo estimado del recorrido es de cinco horas.

TurisNat inicia el recorrido en el poblado de Coto Ríos, una vez pasado éste el viajero se dirige a la margen derecha del Guadalquivir, para cruzar el río Aguamula. Después se accede a la zona restringida por una pista forestal que por Mirabuenos y Aguaderico ofrece la posibilidad de disfrutar de bellas panorámicas del parque cinegético Los Salados, que es lugar de una gran riqueza natural.

Continúa la ascensión hasta la Fuente del Roble, aunque el viaje se detendrá cerca de un antiguo comedero de buitres. Si tiene un poco suerte igual puede observar alguno de estos carroñeros. La siguiente parada lleva hasta Majal Alto (1.500 metros) –actual puesto de vigilancia de incendios– desde donde se divisa el pico de las Banderillas (1.992 metros) y una panorámica a vista de pájaro del pantano de El Tranco. La excursión continúa hacia los Archites y transcurre por la margen derecha del embalse hasta el Puente de Hierro.

De regreso, el plan es hacer la conocida ruta de Félix Rodríguez de la Fuente. El viajero pasará por los lugares en los que el desaparecido naturista filmó la berrea del ciervo. La ruta es de cien kilómetros y el precio de veinticinco euros.

Después del paseo por las sierras de Cazorla y Segura –donde hay otros puntos geográficos en los que también se puede disfrutar de la berrea–, la siguiente parada puede ser los campos de Andújar. Allí los ciervos también están buscando su harén. Dicen que durante esta época estos animales se olvidan hasta de comer. En la sierra iliturgitana los lugares de la berrea –siempre suelen buscar zonas despejadas en el bosque– se localizan cerca de los cauces del río Jándula y desde el santuario de la Virgen de la Cabeza, dirección Pradollano. El viajero debe recordar que en esta zona de Jaén abundan los ciervos y están bramando con todas sus fuerzas por encontrar el amor, mejor dicho los amores porque lo que quieren es un harén.

Parada bastetana

En las sierras de Baza y Castril el viajero también puede deleitarse con el espectáculo de la berrea. Hasta ahora la intensidad de los bramidos ha sido baja, pero con las lluvias de ayer puede que cambie el ciclo. En Baza las zonas de Narváez-La Canaleja alta, El Raposo, la zona de Los Gómez, el Cerro de la Virgen, la zona del Cortijo de Santaolalla y Medina, en la parte más baja o en las proximidades del bosque de los Álamos Centenarios son buenos rincones para asistir al cortejo de bramidos y choque de cornamentas.

En todas estas excursiones a las ‘entrañas’ de la naturaleza es recomendable camuflarse bien para no espantar a los venados. Al espectáculo de los bramidos –las mejores horas, insistimos, son a primera de la mañana o última de la noche– se suma el del choque de cornamentas, un ritual digno de contemplar.

En estas escapadas es imprescindible ir acompañado de prismáticos, ropa cómoda y ganas de disfrutar de la naturaleza en su estado más salvaje.

Datos

Dónde ir: A parajes de las sierras de Segura, Cazorla, Andújar y Baza donde se puede admirar el espectáculo de la berrea en todo su esplendor.
Qué hacer: Disfrutar de la berrea desplazándose hasta los rincones donde los ciervos braman y además entrelazan su cornamenta para luchar por las hembras. Lo recomendable para el viajero que no haya visitado con anterioridad la zona de destino es ir con guía. Además de las excursiones en 4x 4 para observar a los venados se pueden planificar pequeños recorridos a pie y si se va a las sierras de Cazorla y Segura hay que fijarse en sus pequeñas aldeas; en Andújar el reclamo es el santuario de la Virgen de la Cabeza y el casco urbano de la ciudad iliturgitana; en Baza hay que hacer una visita al casco antiguo y conocer su historia a través de emplazamientos como el museo. La gastronomía de la zona es fabulosa.

 • ¿A qué hora braman los venados?: A primera hora de la mañana y última de la tarde, aunque en la sierra de Segura también se están escuchando a las 10.00 y 18.00 horas.

¿Que hacer?

Rutas Nuevas