La Loja misteriosa

Loja no deja indiferente al visitante. Su amplia lista de monumentos religiosos y civiles; sus encantadores rincones y los bellos parajes de sus contornos, su variada y rica gastronomía convertirán en inolvidables los momentos vividos en esta ciudad recostada, por el Sur, en las faldas de la sierra del mismo nombre, por el Norte en las del Monte Hacho y divida en dos por el río Genil.

Otro atractivo son sus numerosas fuentes y manantiales repartidos por todo el casco histórico y en los alrededores. Imprescindible una visita a los parajes de los nacimientos del Frontil y Manzanil, y por supuesto, a la cascada de los Infiernos.

Para un primer acercamiento al casco histórico lojeño nuestra propuesta es que, en la medida de lo posible, ajuste el recorrido aquí propuesto a sus gustos y preferencias. Por supuesto no debe dejar de visitar tanto el Centro Histórico como el Museo Municipal para conocer la evolución histórica y principales personajes nacidos o vinculados a Loja que les permitirá conocer mejor la idiosincrasia de los lojeños y lojeñas.

Otra magnífica opción es aprovechar la oferta de rutas guiadas que el Patronato Municipal de Turismo realiza a grupos ya que incluye la entrada a los monumentos más emblemáticos de la ciudad complementada con otras actividades como un típico desayuno. También se ha puesto en marcha recientemente un itinerario para la visita nocturna de los monumentos más sobresalientes.

Por supuesto, nuestra recomendación es visitar la ciudad en alguno de sus períodos festivos más relevantes, es decir, durante el Carnaval, por sus desfiles procesionales, por la gracia y picardía de las agrupaciones y el colorido de sus disfraces. También durante la Semana Santa por la suntuosidad de los desfiles procesionales y la singularidad de los Incensarios que le ha valido el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad y cuyas raíces arrancan a mediados del siglo XVI.

Otras manifestaciones festivas dignas de destacar son la Candelaria, San Marcos, la romería de la Amistad, el Día de la Cruz y las ferias Chica y Grande. Son igualmente de gran interés la celebraciones culturales como el “Va de Calle” y la “Volaera flamenca”.

Otro de los atractivos que ofrece Loja es su variada gastronomía que podrá degustar o adquirir en muchos establecimientos tradicionales o en el Área de Servicio de la A-92.

Así mismo, los aficionados a todo tipo de deportes encontrarán en su término municipal la más completa de las ofertas del Poniente Granadino.

Los 54 kilómetros que la separan de Granada son de autovía por lo que en poco más de media hora nos deleitaremos con la belleza de la “ciudad del agua” y los roscos.

Esta ruta permite un acercamiento al pasado y presente de Loja. Se propone iniciar el recorrido por el extremo oeste de la ciudad donde se localiza la ermita de Jesús Nazareno y el Mausoleo de Narváez para terminar en el opuesto. El resto de los hitos de esta ruta son la archiconocida Fuente de los 25 Caños, la iglesia de la Encarnación, el recinto de la Alcazaba y el recientemente inaugurado museo histórico, el impresionante mirador arqueológico, la plaza de la Constitución con su estatua de Narváez y también novedoso centro de Interpretación, la fachada del Pósito y puerta de Jaufín, la ermita de la Caridad, el palacio de Narváez, sede actual del Ayuntamiento, la iglesia de Santa Catalina, el convento de Santa Clara, la ermita de San Roque, la iglesia de San Gabriel y los dos puentes sobre el Genil.

También recomendamos completar este recorrido con una visita a los Infiernos y nacimiento del Frontil.
 

¿Que hacer?

Rutas Nuevas