Ruta del Gollizno

 Invitamos a conocer el extraordinario entorno natural de Moclín realizando el recorrido de la Ruta del Gollizno, un sendero circular de pequeño recorrido, de  unos diez kilómetros y una dificultad media, que transcurre por el Valle del Río Velillos, conectando las localidades de Olivares y Moclín.

 

La ruta cuenta con diversos atractivos para el caminante. Además de disfrutar de la belleza del paisaje desde los cuatro miradores que se encuentran en el recorrido, se puede cruzar el Río Velillos por el puente colgante y la pasarela peatonal,  visitar las tumbas megalíticas de Tózar, las pinturas rupestres cercanas a la Fuente Corcuela, descansar en la de Malalmuerzo o divisar el incomparable patrimonio histórico de Moclín, reflejo de su situación estratégica y de la importancia de esta zona en el pasado. 

Destacar la Iglesia de la Virgen del Paño y el Castillo de Moclín, una de las mejores estructuras defensivas de la época nazarí y las Torres vigías, diseminadas estratégicamente en los puntos más altos entorno al Castillo. Ambos conjuntos monumentales son Bien de Interés Cultural.

Desde la localidad de Olivares partiremos hasta Moclín remontando el serpenteante Río Velillos, afluente del Cubillas. Como su nombre indica nos adentraremos en la Hoz del Río Velillos hacia el Gollizno, que significa "un estrechamiento de un paraje natural", en este caso, del curso del río. 

Justo a la entrada del pueblo una carretera asfaltada a la izquierda nos lleva a un camino de tierra, que siempre ascendentemente se dirige el pueblo de Moclín y cuenta con paneles informativos. En este trayecto se puede visitar la ermita de las Angustias. 

El camino transcurre agradable por la ribera cogiendo altura hasta alcanzar una zona recreativa con abundancia de agua y una curiosa acequia en forma de espiral. Continuamos la subida por un pinar cercano hasta las murallas y al castillo de Moclín. Además de la visita obligada al Cristo del Paño se puede disfrutar de bonitas vistas del pueblo.

Proseguimos la ruta hacia la ermita de San Antón y la fuente de la Corcuela, donde en unos cortados se encuentran pinturas rupestres. Continuamos el sendero que nos lleva al Gollizno, y que tendrá distinto caudal según la época del año. Proseguimos el paso del puente colgante, y por el margen izquierdo aguas abajo del Río Velillos. 

Pasaremos entre abundante vegetación junto a la fuente de la Buena Ventura, y podremos observar formaciones de roca travertínica. Nos encaminamos hacia la Fábrica de la Luz, donde hay un puente para cruzar de nuevo el Río hasta culminar el regreso.

 

¿Que hacer?

Rutas Nuevas