La Sierra de El Manar está situada en Padul y posee numerosos miradores privilegiados sobre Sierra Nevada y el Valle de Lecrín, como la Cruz de la Atalaya o la Silleta del Padul. Para llegar hasta el inicio de nuestra ruta, que haremos a pie, conduciremos por la autovía de Motril y cogeremos la salida de Padul-Otívar, para después tomar la N-323.

Segumos la carretera hasta toparnos con la Urbanización Valle del Puntal, por la zona buscaremos un depósito de agua y una instalación eléctrica, que nos indicará el inicio de nuestra ruta. El sendero, que bordea el barranco de las Rajas, está señalizado con cruces pintadas en piedras, por lo que es imposible desviarnos del camino.

El sendero se introduce en el barranco hasta cruzarlo y hasta llegar a una bifurcación. Cogeremos el camino de la izquierda, por donde comenzaremos una ascensión. Después de unos quince minutos de trayecto, una cruz pintada en la roca nos señala el desvío a la derecha que conduce a la Cruz de la Atalaya.

Esta opción es la ruta más cómoda y ofrece unas privilegiadas vistas sobre el Valle de Lecrín. Aquí, la pendiente se suaviza. Durante nuestro recorrido podremos apreciar la fauna del lugar, compuesta por conejos, cabras que dejan sus huellas por el sendero y zorros que se pierden entre la maleza.

Después de unos 45 minutos de ascensión llegaremos a la Cruz de la Atalaya, donde una gran cruz recibe al senderista desde la atalaya. Hemos llegado al fin de nuestra ruta y ya podemos parar para descansar y admirar las privilegiadas vistas que el mirador ofrece al visitante

¿Que hacer?

Rutas Nuevas