Salobreña, por su enclave privilegiado y rico entorno, ha sido asentamiento de numerosas civilizaciones, y se enclava dentro de la Ruta al-Idrisi. A continuación proponemos una ruta corta, de unas dos horas de duración, en la que serán protagonistas la naturaleza, las tradiciones y costumbres del entorno, herederas de la historia andalusí.

Entre valles verdes repletos de cultivos tropicales, y protegida por la Sierra de Bodíjar, Salobreña cuenta con un sendero agroturístico de dificultad baja, y cuyo recorrido organiza la propia Oficina de Turismo de la localidad.  Durante la misma, además de atravesar plantaciones de especies frutales únicas en Europa como mangos, chirimoyas, aguacates o guayabas, también conoceremos la historia milenaria de la caña de azúcar. Un pasado del que solo queda como testimonio una fábrica pero en torno a la cual giró durante años la economía del pueblo.

Como punto de partida podemos tomar la misma oficina de Turismo, situada en la calle Goya s/n, justo a la entrada del pueblo por la N-340. Desde allí pasaremos por distintas rotondas que dan acceso al pueblo y en el que están instalados una serie de ingenios de la industria azucarera del siglo XIX, maquinaria para la transformación de la caña. El camino nos llevará hasta el parque de La Fuente, donde comienza a su vez el camino del Guayubón, que recorre la Vega de Salobreña.

Caminando hacia el valle de Salobreña, nos toparemos con el parque municipal La Fuente, donde conviven plantas tropicales como bananas, chirimoyas, cañas, aguacates…Y donde también se alza un monumento a la caña, en concentro de una zafra, como se llama a la recolección.

Justo al lado del parque encontraremos un estrecho sendero que cruza con esfuerzo las pobladas plantaciones de caña. Por ello para ubicarnos podremos fijarnos en las alturas al castillo de Salobreña junto al acantilado o en la distancia el macizo de Sierra Nevada.

Poco a poco nos irá llegando la brisa salina conforme el camino se acerque a la costa mediterránea tras la vegetación. También pasaremos por la azucarera Guadalfeo que funciona en la actualidad y que exporta melazas y alcohol. Y justo al lado, en La Caleta, la plaza del Lavadero, nos ofrecerá una magnífica oportunidad de disfrutar de la panorámica del camino recorrido.

Continuaremos por una senda entre acantilados y paralela a las playas de Salobreña dirección la localidad vecina de Almuñecar. Si aún contamos con tiempo podemos completar la jornada visitando las calles encaladas del pueblo o el Museo Villa de Salobreña, que resume los seis mil años de historia de la villa mediante maquetas, cerámicas, utillajes y expositores que muestran al visitante la importancia histórica de la villa a través de los tiempos.

 

(Fotos vía tugranada.es)

¿Que hacer?