En este itinerario por Jérez del Marquesado nos dejaremos llevar por nuestras piernas que, a buen seguro, ante el panorama que se nos presenta, encontrarán irresistible la posibilidad de callejear, de dejarse llevar por un impresionante patrimonio urbano y natural que no admite despiste alguno.

Estamos en Jérez, corazón del Marquesado del Cenete, puerta de entrada a la cara nororiental de Sierra Nevada. El paseo está servido, todo el entramado urbano está en llano, como puesto en una bandeja, dispongámonos a disfrutar.

Posteriormente, podremos realizar una ruta por el castañar, andando, en bicicleta o a caballo, según nuestras posibilidades y deseos.

Para llegar a Jérez hay que coger la autovía hacia Murcia-Almería, abandonarla en cuanto nos aparezcan la señales del desvío a Guadix, atravesar Guadix y a poco de abandonar esta población, encontramos la señal de desvío a la derecha para la carretera comarcal del marquesado, que nos va a subir al altiplano.

En el llano del Cenete nos encontraremos pronto, a la izquierda, con Albuñán, poco después Cogollos, a la derecha, y rápidamente estamos en Jérez. Situado a 14 km de Guadix es un “un jardín florido al pie de la sierra”. Su entramado urbano es uno de los más interesantes de la comarca.

Visto desde el aire el caserío de Jérez semeja un triángulo, con el vértice principal, barrio del Cerrillo, señalando el Picón, el lado izquierdo alineado sobre la cornisa del barranco, el lado derecho y la base abriéndose a la vega. Bastante bien conservado, es una joya de arquitectura rural, compuesto de casas blancas, balcones, tinaos, tejados rojos de teja árabe, plazas y placetas con fuentes que enlazan calles de anchura desigual, a veces muy estrechas.

Todo el conjunto está organizado para que los lugareños realicen sus actividades económicas en la sierra, en el barranco y en la vega.

¿Que hacer?

Rutas Nuevas