Carmen de los Mártires

Hija del Sol, Granada. Fanal del paraíso. La ciudad de Granada a don José Zorrilla en el centenario de su coronación como poeta nacional», reza en una placa delante de la que posan plácidamente estos días unos cuantos pavos reales y detrás de ella se escucha a lo lejos el bullicio de la capital granadina. Estas letras son parte de los muchos secretos y rincones que guarda el Carmen de los Mártires junto a los bosques de la Alhambra. Es un lugar en el que cada rincón tiene su historia y en el que prima el amor: a la pareja, a los libros, a la belleza, a la naturaleza y al silencio y al canto a la vez.

Escenario de dramas en épocas pasadas y de escenas de amor en la actualidad, es un verdadero jardín en el que los curiosos encontrarán el lugar perfecto para dejarse llevar por la imaginación. En el camino hacia este paraíso, el caminante -desde Plaza Nueva subir cuesta Gomérez para atravesar la puerta de las Granadas y después dejarse llevar por cualquier camino de los bosques de la Alhambra- puede empezar a soñar. Y por supuesto ir con los cinco sentidos en plena facultad. El frescor del bosque se deja notar y las estampas de postal empiezan a aparecer.

En el Carmen de los Mártires las sensaciones son muy diferentes. Tranquilidad, paz, sosiego, inspiración, admiración por la belleza de los jardines, las fuentes y el palacete. El jardín de los balcones, el de las palmeras, el romántico… todos y cada uno de los miradores, las sombras de los árboles, permiten al aventurero viajar a épocas pasadas.

Desde la primera estancia de este jardín ya se puede admirar parte de Granada, las bonitas rosas, el olor de los diferentes árboles y plantas que se mezclan y el ruido de los coches queda en segundo plano. En esta batalla ganan los ruidos tibios de algunos pájaros y los más sonoros de otros como las palomas o especies como el pavo real.

Por cierto, son la atracción de muchos de los paseantes que se hacen fotos a su lado para inmortalizar su paso por el jardín en el que creó algunos poemas San Juan de la Cruz o en el que se puede leer el nombre de Zorrilla no sólo en la plaza mencionada.

Lugar de creaci?n

El Carmen de los Mártires es un lugar de creación, de cultura y de literatura y hay que descubrirlo/desnudarlo poco a poco. Con paseos tranquilos. Es un lugar literario por los escritores que han creado alguna obra a la sombra de sus árboles y lo es por el marco incomparable que supone para la lectura. En las huertas, detrás de unos rosales, al lado del puente o amparado al cobijo de un álamo, hay frecuentemente un lector con su libro abierto dejándose llevar por la historia. Es más que recomendable probar esta experiencia. Lleven en su bolsa de viaje algún libro y lean un rato en este marco.

En el subir y bajar por los jardines, las huertas y los ratos de relajo desde los balcones de este vergel, el caminante descubre panorámicas de una gran belleza de Sierra Nevada, de la vega y de la ciudad. Desde el mirador que hay en la parte alta se puede experimentar la sensación de dominar -sentido noble- la ciudad. En el paseo se olvidan los silos y mazmorras que cuenta la historia que existieron y donde se supone que sufrieron martirio algunos cristianos.

El Carmen de los Mártires -que tiene como vecino al auditorio Manuel de Falla- es un verdadero jardín repleto de fuentes, pájaros, acequias con agua, grutas y algún que otro pato, peces de colores y pavos reales. El estanque es uno de los focos de atención, junto a los pavos reales, que más atraen a los pequeños. La grandeza de este jardín y sus muchos rincones, lo que más atrae a los mayores.

Datos

Dónde ir: Carmen de los Mártires, en Granada, junto a los bosques de la Alhambra.

Qué hacer: Lo primero olvidarse del tiempo y después dejarse llevar por el encanto de todos y cada uno de sus rincones -y en este caso en el sentido estricto- de este carmen repleto de jardines, fuentes, árboles, patos, pavos reales -que tienen un gran protagonismo-, aromas y sonidos, pero en este caso agradables. Llevar un buen libro.

Un poco de historia: Toma su nombre de los silos y mazmorras que existían en tiempos de los árabes, donde se supone que algunos cristianos sufrieron martirio. Después, los Reyes Católicos erigieron una ermita dedicada a los Santos Mártires. Posteriormente se construyó un convento de Carmelitas descalzos y tras idas y venidas y descuidos en los jardines, volvió a manos municipales.

Más información: Oficinas de Turismo. Horarios de visita del Carmen, en invierno de 10.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 18.00; y en verano, de 10.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 20.00. Los sábados y los festivos, en invierno de 10.00 a 18.00 y de 10.00 a 20.00 en verano.

 

¿Que hacer?

Rutas Nuevas

Agroturismo

Descubre las experiencias rurales más auténticas y los mejores productos artesanos