Fábrica de Azúcar de Motril | De Granada

Durante años, cientos de motrileños y gentes venidas de otros lugares sacaron todo el provecho de la caña de azúcar entre los muros de la fábrica de Nuestra Señora del Pilar. Lo hicieron entre máquina y máquina, que con el paso de los años dejaron de hacer ruido para convertirse en piezas de un museo.

La fábrica de azúcar Nuestra Señora del Pilar, que se localiza sin muchos problemas en la periferia oeste de Motril, está considerada como el mejor ejemplo conservado de la ingeniería industrial del siglo XIX. En las oficinas de turismo se incluye y difunde como monumento industrial.Tan dulce como la azúcar es para la ciudad de Motril disponer de un patrimonio industrial tan rico, antaño referente económico de la comarca y con el proyecto de museo puede volver a jugar un referente pecuniario. La fábrica de Nuestra Señora del Pilar llamada a Museo de la Caña de Azúcar en la Fábrica del Pilar está considerada como el máximo exponente de lo que fue la industrialización en el valle del Guadalfeo, una zona que contiene la mayor concentración de restos fabriles y máquinas de vapor de toda Europa. Algo de lo que puede presumir Motril y toda la provincia. Se construyó en 1882 y tras muchos años de trabajar y de que Motril fuera un referente en la fabricación y exportación de caña de azúcar realizó su última molienda en 1984. De todos esos años ha quedado en la fábrica maquinaria datada entre la década de 1880 y 1929 de alto valor para el patrimonio tecnológico.

Patrimonio excepcional

El patrimonio es excepcional. La fábrica cuenta con diez máquinas de vapor de distintas tipologías, datación y origen, pero además alberga un tren de molinos que constituye uno de los ejemplos más monumentales de la tecnología mecánica del primer tercio del siglo XX. Todas estas características y el «aceptable estado estructural del conjunto», según el patronato de Turismo han favorecido que la Asociación Española del Patrimonio Industrial y la Obra Pública la considere como el monumento industrial más significativo de Andalucía y como uno de los cinco más importantes de España.

Durante todo este tiempo la fábrica no ha estado exenta de problemas en la conservación. Entre tiras y aflojas se abrieron diferentes procedimientos para conservar este patrimonio y la fábrica de Nuestra Señora del Pilar se proyecta como museo y patrimonio de todos los granadinos.

Así, los entendidos destacan del conjunto inmobiliario especialmente por su valor histórico o su singularidad arquitectónica, las naves supervivientes de la fábrica primitiva de 1882; la nave del tren de molinos de 1929, la chimenea, también de 1929 y primera que se hace de hormigón en España; el edificio de la destilería; la casa señorial y el almacén de efectos. Todos edificios objeto de intervención para convertir en museo esta arquitectura industrial tan representativa.

Intervenciones

El recinto fabril ocupa una superficie de 27.800 metros cuadrados. Las edificaciones que componen el conjunto fabril, suman un total de 11.200 metros cuadrados y se encuentran en «alto grado de deterioro debido al desuso de todos ellos». Si bien, desde la administración resaltan la buena conservación de sus fachadas así como el de los elementos necesarios para volver a recuperar su pasado industrial. Precisamente sus fachadas son una de las cosas que todo el mundo puede admirar sin tener que pedir cita previa.

El conjunto está formado, como ya se ha indicado, por cuatro naves de fábrica, nave de tren de molinos, almacén de azúcar, casa señorial y dirección, fundición, calera y chimenea. En el proyecto de museo, el edificio principal del complejo, en la zona de molinos y en el ala de la fábrica donde se conserva una mayor concentración de máquinas, se dedicará a zona visitable, donde se pueda visitar y mirar toda la maquinaria existente. Un ala del espacio de este edificio de la fábrica, el situado al oeste, junto a la chimenea, se reserva para interpretar museológicamente aquellos aspectos más interesantes de los contenidos del modelo de museo. También se proyectó en el resto de edificios del complejo fabril, con alguna nueva construcción, accesos y parking, zona de recepción, sala de congresos, tiendas, destilería, centro de estudios, entre otras cosas.

¿Que hacer?

Rutas Nuevas