Para sustituir la ermita construida en Benalúa en el siglo XVII, se hizo una nueva iglesia, en estilo neomudéjar, que fue bendecida en 1864 bajo la advocación y título de Nuestra Señora del Carmen.

 

Este templo, de planta basilical, se quedó pequeño a mediados del siglo XX. La solución tardó en llegar, y cuando se dio no fue la más acertada. En 1965 se añadió al eje principal de la iglesia, en sentido perpendicular y por el paño derecho, una nave amplia, pero desintegradora y fría, con lo que el recinto antiguo pasó a ser el presbiterio de la nueva iglesia, en la que se abrió un gran arco de conexión.

 

Posee un rico artesonado con cuatro tirantas en el cuerpo principal y seis en la cabecera. Entre las obras artísticas que guarda, cabe destacar una escultura de la Virgen del Carmen, obra de Domingo Sánchez Mesa, y otra imagen anónima de la misma virgen, más antigua, pero no de talla. Hay también una escultura de San Antonio, de gran expresividad; un San José y un Cristo Crucificado completan la imaginería más relevante de esta iglesia. Es digno de mención igualmente un cuadro de formato grande con la figura de San Torcuato.

 

¿Que hacer?

Rutas Nuevas

Agroturismo

Descubre las experiencias rurales más auténticas y los mejores productos artesanos