Monasterio de la Piedad

Detrás de una sobria fachada, reestructurada en el siglo XIX, se encuentra uno de los monasterios menos conocidos y más modestos de Granada. Fue erigido en 1588 por doña María Sarmiento de los Cobos y Mendoza, marquesa de Camarasa y esposa del duque de Sesa, nieto del Gran Capitán.

 

Su clausura, difícilmente visitable por motivos lógicos, aún guarda un cierto aire señorial, con amplio zaguán y patio claustral rodeado por una doble galería de arcos superpuestos, la inferior de medio punto con ménsulas geométricas y tondos en las enjutas sobre columnas toscanas, y la superior con arcos deprimidos y cegados actualmente. Encima se añadió posteriormente una galería de madera sobre pies derechos, actualmente acristalada.

 

Como en todos estos oasis de vida silente y retirada, el patio está alegrado por macetas, imágenes, altarcitos y los pasos prudentes y cadenciosos de las religiosas en sus tareas diarias. La escalera principal ostenta una buena armadura mudéjar. Primitivamente el edificio fue más amplio, pero parte del mismo fue cercenado para incorporarlo a la plaza de los Lobos.

 

En sus dependencias se conservan algunas obras de arte de interés: una escultura de la Virgen con el Niño, del siglo XVI atribuida a Francisco Sánchez, un grupo de la Anunciación, de finales del Quinientos, posiblemente de Pablo de Rojas, una Virgen del Rosario de Alonso de Mena y una Virgen de la Aurora de Diego de Mora.

 

La fachada de la iglesia conventual es muy sencilla y fue reformada al modo historicista a comienzos del siglo XIX, con sobria portada de medio punto y hornacina con un pequeño grupo de la Piedad en piedra. La capilla debió ser una sala del antiguo palacio, como denuncia su disposición rectangular y cubierta por un sencillo alfarje de madera, sobriedad y modestia que se ve suficientemente suplido por el primoroso cuidado, ornamentación y limpieza que le dedican las religiosas.

 

Su presbiterio está presidido por un retablito de finales del siglo XVIII, con manifestador y una hornacina con la Virgen de la Piedad. A su lado hay sendas esculturas modernas del Sagrado Corazón de Jesús y de María y en los laterales unas pequeñas tallas de San Antonio y San José, del XVIII, así como lienzos de dicho santo y del Buen Pastor.

 

La nave presenta varias pinturas barrocas, de escuela granadina, alusivas al Crucificado, el Salvador y Santa Rosa, así como un altar con esculturas de Santo Domingo, San Cosme y San Damián, del círculo de los Mora, tres imágenes marianas de vestir, también del siglo XVII y XVIII, y un buen Cristo de la Meditación, un Crucificado y un busto de Dolorosa, también del XVIII. En esta capilla se celebra misa y rosario todas las tardes.

¿Que hacer?

Rutas Nuevas